Asomarse a la obra de Leonardo Venerdini es iniciar un viaje por una urbis, una ciudad, un universo de espacios infinitos. A veces mínimos que necsitan ser observados muy de cerca para reparar en esos pequeños detalles, y otras veces se transforman en un paisaje urbano que nos envuelve. Este movimiento de acercarse y alejarse para observar las obras es algo que el autor le propone al espectador al mismo tiempo que lo invita a transitar por estas construcciones pobladas de escaleras, puertas y ventanas.

 

Leandro construye estos espacios a veces como un niños, con una especie de perspectiva escalonada en donde lo que se encuentra detrás o más lejos, aparece en un plano superior, otras veces lo hace como un arquitecto, lenguaje que conoce, y en el medio de amgos entre la fantasía y la realidad, se lenvanta la Urbis Venerdini.

 

Este proceso creativo surge como una vía de escape y él la rescata, reelabora y comparte con nosotros. Nos muestra desde las primeras líneas (las vigas) algunos trabajos digitalizados eue aparecen en una disposici`´on de bloque, en donde se puede leer un todo o una parte, según como se aborde, para llegar a la tridimensión. todo esto e escalas diversas, blanco, negro y colores primarios.

 

Jamile Apara

Fondation AllianceFrançaise Institut Française Ambassade De France en Argentine Campus France Alianza Francesa Buenos Aires